Glenda Elizabeth Arriagada Bravo

Hace 21 años aproximadamente, terminé mis estudios universitarios y mi formación como profesora de Inglés.  Mi preparación estuvo orientada al trabajo con adolescentes y adultos y adultas. Sin embargo en mi primera experiencia laboral fui invitada a ser profesora de niños y niñas pequeñas, entre 4 y 12 años. Es muy difícil poder explicar la ansiedad y los nervios que me produjo este desafío. Creí no contar con la capacidad de atender un grupo de niños y niñas inquietos, activos y curiosos. ¿Quién podría decirme que esta experiencia cambiaría mi vida y mi perspectiva de lo que era la educación y la formación a esa edad?.  Encontrarme con personas pequeñas, llenas de vida, de interés, ansiosas de conocer lo que yo tenía para compartir con ellos sólo hizo sacar lo mejor de mí en cada espacio compartido.

El año 2015, la vida me presentó un nuevo desafío…enfrentar un cambio de rumbo que “mueve el piso” pero que al igual que la experiencia de convertirme en profesora de niños y niñas, me ha llevado a intentar sacar lo mejor de mí para la creación de este nuevo proyecto.

Tengo un sueño y este sueño es transformar un lugar físico con salas, muebles y libros en un espacio de contención, de crecimiento y de desarrollo integral para los y las pequeños que día a día deben enfrentar el complejo sistema educativo que hemos instaurado en nuestra sociedad. Espero profundamente que junto a madres y padres que confíen en nosotros como equipo, logremos apoyar estas mentes y corazones en crecimiento.